El Papa Francisco recibió un regalo especial de peregrinas de la Patagonia Argentina. Se trata de una cobija tejida por artesanas de la población en Río Negro, Chimpay, ciudad natal del beato Ceferino de Namuncurá.

El beato Ceferino fue un joven salesiano argentino aspirante al sacerdocio de origen Mapuche, quien fue beatificado el 11 de noviembre de 2007 durante el Pontificado del Papa Benedicto XVI quien eligió al cardenal Tarcisio Bertone como enviado papal para presidir esta ceremonia que se realizó en Chimpay, Argentina y a la que asistió el entonces arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Mario Bergoglio.

Las dos peregrinas viajaron a Roma para darle al Papa Francisco esta manta realizada por varias manos “con todo el amor patagónico” tal como lo hizo hace 100 años el joven Ceferino al Papa Pio X.