“Justicia” pidió Papa Francisco para la “gente que espera” una respuesta de los tribunales eclesiales, así lo manifestó en el encuentro con los participantes del curso sobre el matrimonio organizado por la Rota Romana, a quienes recibió este miércoles. El Papa les recordó cómo en el Sínodo de la Familia celebrado el pasado mes de octubre, se habló de los procedimientos y la preocupación de simplificar los procesos por una razón de justicia. Francisco también recordó a todas las personas que esperan desde hace años una sentencia. ”Algunos procedimientos son tan largos y tan pesados que no favorecen, y la gente se va”, dijo.

También, Mons. Pio Vito Pinto, decano de la Rota Romana, dirigió un saludo al Papa agradeciéndole su acogida e interés en la formación de aquellos que  junto a los obispos de las Iglesias de todo el mundo se comprometerán a dar respuestas urgentes de la justicia y la misericordia con el número inconmensurable de las parejas cristianas desgraciadamente infelices.

El decano confiesa que tienen grabadas en sus mentes las palabras que dirigió en la reciente clausura del Sínodo Extraordinario, donde enseña el verdadero significado de nuestro carisma petrino, advirtiendo de que la Iglesia es la madre fertil  y la maestra que cuida que no tengan miedo de enrollar sus mangas para verter el aceite y el vino en las heridas de los hombres. La Iglesia tiene las puertas abiertas para recibir a los más necesitados, los arrepentidos y no sólo a los justos o los que piensan que son perfectos.

El Pontífice, por su parte, destacó la importancia de la realización de este tipo de cursos y la necesidad de estar muy atentos a que los procedimientos no estén dentro del marco de los negocios, refiriéndose a los escándalos públicos. ”En el Sínodo se ha hablado de gratuidad y se tiene que ver. Porque cuando el interés espiritual va unido al económico, ¡esto no es de Dios! La Madre Iglesia -dijo- es muy generosa para poder hacer justicia gratuitamente, como gratuitamente hemos sido justificados por Jesucristo. Esto es importante: separadas las dos cosas”.