En  su segunda catequesis de noviembre, tras referirse a lo que se pide a los obispos, presbíteros y diáconos para que su servicio sea auténtico y fecundo en la Iglesia, el Obispo de Roma, antes de rezar el Padrenuestro como conclusión de su encuentro semanal con miles de fieles y peregrinos de los cinco continentes, invitó a rezar por todos los cristianos perseguidos, en un nuevo apremiante llamamiento, también a los responsables en los ámbitos nacional e internacional, para que se detenga la violencia.

– Al saludar en nuestro idioma a los peregrinos de América Latina y de España, el pensamiento del Papa se dirigió, de modo especial, a los mexicanos para manifestarles su cercanía, a ellos y a las familias de los estudiantes asesinados a causa de la criminalidad que existe detrás del comercio y tráfico de drogas.

– Y  al divisar entre los peregrinos a un grupo de militares chilenos, Francisco destacó que sólo cuando hay voluntad de diálogo se solucionan los problemas, aludiendo así al 30º aniversario de la firma del tratado de paz entre Argentina y Chile.

– El Reino de Dios crece en silencio, sin dar espectáculo. Lo recordó el Papa Francisco en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el pasado 13 de noviembre.