Jueves, 21 de Julio de 2016

Lectura del libro de Jeremías

2, 1-3. 7-8. 12-13

La palabra del Señor llegó a mí en estos términos:

«Ve a gritar a los oídos de Jerusalén: Así habla el Señor:

Recuerdo muy bien la fidelidad de tu juventud,

el amor de tus desposorios,

cuando me seguías por el desierto,

por una tierra sin cultivar.

Israel era algo sagrado para el Señor,

las primicias de su cosecha:

todos los que comían de él se hacían culpables,

les sobrevenía una desgracia

-oráculo del Señor-.

Yo los hice entrar en un país de vergeles,

para que comieran de sus frutos y sus bienes;

pero ustedes entraron y contaminaron mi país

e hicieron de mi herencia una abominación.

Los sacerdotes no preguntaron: “¿Dónde está el Señor?”,

los depositarios de la Ley no me conocieron,

los pastores se rebelaron contra mí,

los profetas profetizaron en nombre de Baal

y fueron detrás de los que no sirven de nada.

¡Espántense de esto, cielos,

horrorícense y queden paralizados!

-oráculo del Señor-.

Porque mi pueblo ha cometido dos maldades:

me abandonaron a mí, la fuente de agua viva,

para cavarse cisternas, cisternas agrietadas,

que no retienen el agua».

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL                                              35, 6-7b. 8-11

R.   ¡En ti está la fuente de la vida, Señor!

Tu misericordia, Señor, llega hasta el cielo,

tu fidelidad hasta las nubes.

Tu justicia es como las altas montañas,

tus juicios, como un océano inmenso. R.

¡Qué inapreciable es tu misericordia, Señor!

Por eso los hombres se refugian a la sombra de tus alas.

Se sacian con la abundancia de tu casa,

les das de beber del torrente de tus delicias. R.

En ti está la fuente de la vida,

y por tu luz vemos la luz.

Extiende tu gracia sobre los que te reconocen,

y tu justicia sobre los rectos de corazón. R.

EVANGELIO

A ustedes se les ha concedido conocer los

misterios del Reino de los Cielos,

pero a ellos, no

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

13, 10-17

Los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: «¿Por qué le hablas a la multitud por medio de parábolas?».

Él les respondió: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene, se le dará más todavía y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden. Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice:

“Por más que oigan, no comprenderán,

por mas que vean, no conocerán.

Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido,

tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos,

para que sus ojos no vean,

y sus oídos no oigan,

y su corazón no comprenda,

y no se conviertan,

y Yo no los sane”.

Felices, en cambio, los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen. Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven, y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron».

Palabra del Señor.

Reflexión

Jer. 2, 1-3. 7-8. 12-13. Dios, siempre fiel a su Alianza, ahora ha sido abandonado por su Pueblo. Este se ha ido tras los ídolos, dejando a Aquel que es manantial de aguas vivas, para hacerse cisternas agrietadas, que no retienen el agua.

Dios siempre ha sido compasivo y misericordioso con nosotros. Pero muchas veces las cosas pasajeras han deslumbrado de tal forma nuestra mente que nos han arrastrado tras de sí.

Algo nos acordamos de Dios; pero más lo recordamos como un ser todopoderoso, a quien acudimos para que nos proteja y nos ayude en nuestras necesidades, que como Aquel de quien recibimos la vida y que nos impulsa a trabajar como signos de vida y no de maldad ni de injusticia.

Aquel que ha perdido su compromiso con Dios aún cuando le dé culto, será como una cisterna agrietada, pues no será capaz de recibir ni de retener para sí el amor que procede de Dios, ni el don de su Espíritu Santo, ya que su mirada no está puesta en Dios sino en aquello otro a lo que le ha cedido el lugar que sólo le corresponde a Dios, convirtiendo eso en su dios, en su ídolo personal.

Examinemos con lealtad la fe que decimos tener en Dios. Veamos si en realidad somos del Señor y si Él es nuestro Dios.

Sal. 35. Reconozcamos al Señor como la fuente de la vida. Sin Él nada podemos hacer. Sólo Él fecunda nuestra vida para que produzcamos frutos en abundancia, frutos de vida, frutos de salvación, frutos buenos y no venenosos.

Dios sabe que muchas veces lo hemos abandonado, y que nuestra vida en lugar de ser un alimento de vida, se ha convertido en un alimento que ha amargado las entrañas de los demás.

Con humildad reconozcamos que somos pecadores. Mientras aún es tiempo acerquémonos a nuestro Dios, rico en misericordia, para que seamos perdonados y alimentados de lo más sabroso de su casa, el Pan de Vida, que es Cristo.

Abandonando nuestros caminos de maldad vayamos tras las huellas de Aquel que nos ha hecho hijos de Dios y nos quiere santos como Él es Santo.

Mt. 13, 10-17. Jesús no es un pedante que se dirija con palabras técnicas al pueblo sencillo que le escucha. Él amolda el anuncio del Evangelio a la cultura de quienes le siguen. Con ejemplos tomados del mismo trabajo de sus oyentes trata de hacerles entender el Reino de Dios, el amor misericordioso del Padre y el amor que nos tiene hasta el extremo.

Nadie puede decir que no entendió y que por eso no pudo darle una respuesta adecuada al Señor. Siendo tan inculturado el anuncio de la Buena Noticia, quien lo desprecie, quien tape sus oídos para no oír, y cierre sus ojos para no ver, será responsable de su falta de fe y de su propia condenación. Jesús es el Evangelio viviente del Padre ¿lo hemos aceptado en nuestra vida? si es así, seremos dichosos, pues nuestra vida y nuestros sentidos estarán abiertos para hacer nuestra su vida, nuestro su camino y nuestra su misión.

En esta Eucaristía el Señor quiere que renovemos nuestra Alianza de pertenencia a Él como hijos en el Hijo, puesto que Él continúa siendo fiel al Pacto en el que se ha comprometido a ser nuestro Padre.

Él es el Dios-con-nosotros. Más aún, por voluntad suya: nosotros estamos en Él y Él en nosotros.

Con lenguaje, que nosotros entendemos, el Señor nos ha manifestado todo su amor, liberándonos de la esclavitud de nuestros pecados y haciéndonos hijos de Dios.

Celebremos este Memorial de su Pascua no con la vieja levadura de maldad y perversidad, sino con los panes pascuales de la sinceridad y la verdad.

Que al concluir nuestra celebración vayamos renovados en Cristo para ser un lenguaje sencillo, por nuestras actitudes y obras, a través del cual nuestro prójimo entienda que Dios le sigue hablando, no entre truenos y tormentas, sino desde la serenidad del amor que se hace servicio, entrega y solidaridad desde nosotros.

Que no seamos juzgados por haber ocultado, retenido la Palabra de Dios. El Señor nos dice: Hijo de hombre, yo te he constituido centinela de mi Pueblo. Cuando oigas una palabra de mi boca, los amonestarás de parte mía. Porque si yo digo al malvado que una amenaza de muerte pesa sobre él, y tú no lo amonestas ni le adviertes que debe abandonar su perversa conducta si quiere conservar la vida, él morirá por su maldad, pero yo te pediré cuentas a ti de su vida. Ahora bien, si amonestas al malvado, y él no se convierte de su maldad ni de su conducta perversa, morirá por su culpa, pero tú te habrás salvado.

Esto nos hace entender que no podemos dejar de proclamar el Nombre del Señor y que, tanto con las palabras como con las obras, debemos invitar a todos a que, abandonando sus caminos de maldad, se encuentren con el Señor, y vivan un auténtico compromiso de amor a él y de amor al prójimo.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de que en verdad seamos, como Ella, portadores de Cristo para toda la humanidad, de tal forma que al conocerlo lo amen, y amándolo lo lleven a más y más personas, no como un concepto complicado, sino como una Persona que nos ama y quiere salvarnos a todos, utilizando los mismos signos de amor que nosotros conocemos. Amén.

Homiliacatolica.com