Martes, 14 de febrero de 2017

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (13,46-49):

En aquellos días, Pablo y Bernabé dijeron a los judíos: «Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te haré luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra.”»
Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna creyeron. La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 116,1.2

R/.Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,1-9):

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él.
Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa.” Y, si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios.”»

Palabra del Señor

REFLEXIÓN

Apreciados amigos y amigas de la Palabra hecha Vida:

También como a los discípulos, a nosotros nos cuesta comprender el mensaje de Jesús. La novedad de la experiencia de Jesús, la alegría de su propuesta y la alternativa de su mensaje está marcado por la incomprensión de sus discípulos; y del resto de personas que entran en contacto con esa novedad. Lo novedoso siempre es conflictivo.

Y uno de los principales factores de éste conflicto es que a veces cuesta mucho escuchar, al menos, escuchar bien. Hay muchos obstáculos, porque la gente no siempre se comunica con claridad o no usa las palabras adecuadas, o porque cuando escuchamos reaccionamos emocionalmente a lo que se nos dice. Pero quizás el obstáculo más común para escuchar es pensar que ya sabemos lo que el otro nos quiere decir, y por lo tanto no prestamos atención suficiente a sus palabras, porque ya tenemos la mente llena de nuestros propios pensamientos.

Y ante los discípulos,  más que reprochar ésta actitud de incomprensión, advierte: Cuidado con la levadura de los fariseos y de Herodes. El utilizó la levadura, como la sustancia que se riega en la masa y la hace crecer.

¿Cuál es la levadura de estos dos personajes?

La de los fariseos, tal vez sea una actitud que puede contagiar de manera invisible y especialmente  es la de oponerse al Proyecto de Dios y ponerse delante de éste, saber más que Dios mismo.  Así sin darnos cuenta podemos ser igual que los Fariseos.

La de Herodes: Mandó matar a los niños menores de dos años. Y así todos los datos lo presentan como un hombre Zorro, palabras de Jesús. Persona astuta, que maneja la intriga, como un camaleón: con los romanos habla el lenguaje de ellos, así mismo con los judíos, especialmente con el Sanedrín. Tiene cómplices en todos los lugares. Con el solo poder de acomodar la verdad y buscar cómplices para mantenerse en el poder. Es la levadura de la actitud amiga de la complicidad, de la verdad a medias, del interés mezquino, del chisme, de la tentación de la mentira por la conveniencia, de la alianza para el mal.

Estas dos levaduras han estado presentes en diferentes estamentos sociales, religiosos,  eclesiales y jurídicos, y el pan se ha contaminado y ha contaminado todo lo que alcanza.

¿Nos hemos acomodado a la lógica del mundo despreciando consciente o inconscientemente la propuesta de Jesús?