Jueves, 23 de febrero de 2017

Primera lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (5,1-10):

NO No confíes en tus riquezas,
ni digas: «Con esto me basta».
No sigas tu instinto y tu fuerza,
secundando las pasiones de tu corazón.
Y no digas: «Quién puede dominarme?»,
o bien: «Quién logrará someterme por lo que he hecho?»,
porque el Señor ciertamente te castigará.
No digas: «He pecado, y ¿qué me ha pasado?»,
porque el Señor sabe esperar.
Del perdón no te sientas tan seguro,
mientras acumulas pecado tras pecado.
Y no digas: «Es grande su compasión,
me perdonará mis muchos pecados»,
porque él tiene compasión y cólera,
y su ira recae sobre los malvados.
No tardes en convertirte al Señor,
ni lo dejes de un día para otro,
porque de repente la ira del Señor se enciende,
y el día del castigo perecerás.
No confíes en riquezas injustas,
porque de nada te servirán el día de la desgracia.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 1

R/.Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor

V/. Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los Cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R/.

V/. Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R/.

V/. No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,41-50):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«El que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manosa la ugehennan al fuego que no se apaga.
Y, si tu pie te induce a pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la “gehenna”.
Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la “gehenna”, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.
Todos serán salados a fuego. Buena es la sal; pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salaréis? Tened sal entre vosotros y vivid en paz unos con otros».

Palabra del Señor

REFLEXIÓN

Ignorar las Escrituras es ignorar a Cristo (San Jerónimo).

Queridos amigos y amigas:

Sabemos por los exégetas que la comunidad marcana era una comunidad pagana, marginal y perseguida. El contexto de persecución que sufrió esta segunda generación cristiana podía haber debilitado en cierta medida la fe de los creyentes. Marcos sale al paso de esta necesidad. Quiere recuperar la historia de Jesús en un momento en el que, por el paso del tiempo y la muerte de los primeros testigos, se corría el peligro de perder su memoria. El hilo cristológico central del relato evangélico tiene una consecuencia ineludible: el camino de los discípulos no puede ser diferente al del Maestro. De aquí la paciente tarea del Señor en instruir a sus discípulos sobre el camino de la Cruz. Sólo se puede confesar al Resucitado si, junto a Él, hemos recorrido su mismo camino hacia el Gólgota. En la Cruz se nos revela el verdadero Hijo de Dios vivo. Lo decíamos el pasado lunes.

San Policarpo, obispo de Esmirna, es un testigo de excepción en este seguimiento del Maestro hasta las últimas consecuencias. Es conmovedora la carta que la Iglesia de Esmirna escribe a los cristianos de Filomelio narrando el martirio de su santo obispo. Un martirio que curiosamente tiene relación con el fuego del que habla el Evangelio de hoy: Todos serán salados a fuego.

Me encanta la imagen del fuego porque es muy claretiana. Estas apasionadas palabras y otras parecidas brotaban del corazón de San Antonio María Claret: ¡Oh Jesús mío!, os pido una cosa que yo sé que me la queréis conceder. Sí, os pido amor, llamas grandes de ese fuego que habéis bajado del cielo a la tierra. Un fuego divino. Un fuego sagrado enciéndame, árdame, derrítame y derrítame en el molde de la voluntad de Dios (Autb. 446).

La radicalidad que plantea el Evangelio es estremecedora. Es una invitación a vivir hasta el final las consecuencias de la fe. Imagino el eco que tendrán las palabras de Jesús en las numerosas Iglesias perseguidas de la actualidad. La lista de mártires es ingente en nuestros días.

Pero, hay un detalle en el Evangelio que me impresiona especialmente: la razón de ser  de los gestos tan extraordinarios y exagerados que Jesús propone realizar (sácate el ojo, córtate la mano…) no es otra que su amor por los pequeños del Reino. Me atrevería a decir, con absoluto respeto, que Jesús “pierde la cabeza” cuando son sus pequeñuelos los escandalizados, los maltratados… en lugar de ser objeto de nuestra ternura, de nuestro cuidado aún a costa de la propia salud, de la propia fama…de la propia vida. Jesús nos pide un amor heroico, como el de san Policarpo, como el de tantos mártires, conocidos y anónimos. ¿Cómo es posible? De ningún modo por nuestras propias fuerzas. Es Jesús  quien nos dice lo que hará con nosotros: seremos salados a fuego. Seremos introducidos en el fuego de un amor que nos supera, que ensancha, hasta límites insospechados, nuestra pobre capacidad de amar. Salados a fuego para transformar en vida lo que de por sí es frágil y corruptible.

Cuentan que cuando el fuego alcanzó el cuerpo de Policarpo, éste parecía un pan que está cociéndose, o como el oro y la plata que resplandecen en la fundición. Que hoy seamos para todos, especialmente para los más pequeños, pan blanco, tierno y bien cocido, dispuesto para ser comido.